Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Continuación del divino Vocabulario Celeste; Hoja Nº 18._

¬La luz del mundo; VOSOTROS SOIS LA LUZ DEL MUNDO; UNA CIUDAD ASENTADA SOBRE UN MONTE NO SE PUEDE ESCONDER._

Significa que toda la humanidad terrestre es observada; sí Hijo divino; sé que esto te confunde; pues has comparado la divina Parábola con mi divina Palabra; lo que sucede es que toda Parábola no sólo es para los hijos terrestres; llamados humanos; sino que lo es también para las infinitas criaturas, que vienen observando al planeta Tierra; desde su divina salida de los soles Alfa y Omega sí Hijo Primogénito; así es: La vienen observando desde cuando era una microscópica chispita, más pequeñita que la cabeza de un alfiler; pues el divino mandato que dice: Hay que ser pequeñito y humilde, se inició eternidades atrás; mucho antes que los Soles Alfa y Omega, crearan la Tierra; pues antes de ella, han habido infinitos planetas tierras; sí Hijo divino; así es y así será por siempre jamás; es así Hijo divino que todo colosal planeta, tuvo un divino principio solar microscópico; Este divino principio de toda materia planetaria, es sólo divinamente comparable, a las ideas que genera toda criatura pensante; esto dá una divina idea que en realidad, demuestra que todo lo microscópico que emana de la mente humana, es colosal en divina comparación, del divino orígen solar de cada planeta; pues hay que ser un divino Hijo Primogénito Solar, para comprenderlo; pues de ello se deriva el infinito perfeccionamiento; del cual tu divina Telepatía es una de sus divinas escencias; pues sin ella, jamás el mundo sabría su propio orígen Galáctico; ni sabría lo que ocurre en lejanas moradas; sí Hijo divino; así es: es la misma divina Telepatía Universal que tuvistes siendo Jesús de Nazareth en el pasado terrestre; por medio de ella te comunicabas conmigo; por medio de ella, anunciastes todo el futuro del mundo terrestre; por medio de ella leístes toda mente humana; como ahora lo estás haciendo; sí Hijito; así es: Esa divina electricidad que te recorre tu divino cuerpo, es debido al divino Poder Mental que tu Santísima Trinidad Solar te ha concedido; siendo tu divino Padre Jehova, el que te lo controla; pues lo que es del Padre, es también del Hijo; representando la Santísima Trinidad Solar, la divina Filosofía Comunista Celestial; la única que representa dignamente mi divino Amor, en toda Creación; es la unica que mora en todo paraíso; y es la única que enseñan mis Sagradas Escrituras en la Tierra; ella está divinamente condensada en mis divinos Mandamientos; quien los viole, a Mí me niega; y quien niega al Padre, también niega al hijo; pues todos poseen la Santísima Trinidad en sus espíritus; todos tienen la misma divina Herencia; quien la niege, niega su propia Luz; y es arrebatado por las malditas tinieblas; que sólo inducen al pecado; pues el liBre alBedrío de la criatura así lo quiso; las malditas tinieblas se valen de la propia ignorancia; pues ningún ser humano sabe su propio orígen; es decir no lo sabe con divino conocimiento de divina causa; sólo Tú Hijo divino lo sabes; y lo sabes por tu propio y divino mérito; pues en tu divino Brote telepático, pasastes aterradoras pruebas espirituales; que enloquecerían a cualquiera; sólo tu divina Fé en tu divino Padre Jehova, impidió que el maldito Osiris te venciera; y tu divina Fé en tu divino ángel de la Guarda San Luis y en tu Divina Madre Solar Omega, fué que fuistes salvo; pues escrito esta que todo espíritu es probado en la vida terrenal; empezando por el divino Primogénito Solar; pues todas tus divinas pruebas espirituales corresponden a tu divina actual reencarnación como espíritu humano; pues todo Hijo Primogénito visita a sus propios hijos en sus propias moradas celestiales; pues todo planeta ocupa divino espacio celeste; por lo tanto la Tierra no es ni será jamás el único planeta que ha tenido la Gloria de recibirte; ….AUTOR=DIOS.ESCRITOR=ALFA Y OMEGA= JESUCRISTO

Cerrar menú