Rosmery es una actriz de gran trayectoria en la televisión colombiana.

Desde que era adolecente aprovechaba cualquier tiempo libre para participar en cuanta obra de teatro pudiera.

«Gracias a mi madre empecé a hacer comerciales de televisión muy joven, también montaba desfiles con mi hermana en una reconocida discoteca de Bogotá, en aquel entonces, hacía parte de toda la realización de los desfiles consiguiendo los modelos, lanzando diseñadores y hasta fui fotógrafa».

Después de esta época recuerda que alguna vez la llamaron para que enviara un grupo seleccionado de modelos para que fueran parte de la telenovela «Los Cuervos», pero el día de las grabaciones una de las niñas no pudo ir y con esta oportunidad presentó su primer papel actoral.

Ese mismo día conoció a Alí Humar, él la invitó a trabajar en un proyecto de RTI y a partir de este momento, se le empezaron a abrir varias puertas en la actuación.
Cuando decidió que esta sería su vida profesional, el tiempo empezó a hacerse más corto, pero más productivo porque inició a dedicarle tiempo a estudiar teatro y actuación, esto era lo que quería hacer en la vida, una carrera en la que siente que se ha desenvuelto bien y por esta razón se ha preparado permanentemente.

Si esta carismática mujer no hubiera escogido por la actuación, hubiera estudiado Administración de Empresas porque se considera muy buena para los negocios y porque piensa, que es una carrera que permite desenvolverse en muchos campos.

Sin embargo, la actuación llegó a su vida sin pensarlo «definitivamente no hubiera sido feliz en la vida, sino estuviera haciendo lo que estoy haciendo, esto es lo que amo, yo creo que hasta el día de mi muerte seguiré haciendo esto y disfrutándolo al máximo».

Al cumplir 20 años en los medios, considera que existen muchas experiencias agradables «cada etapa es distinta, cada vez uno está creciendo más, se está preparando, la vida misma y las cosas que vas viviendo te permiten ser y dar lo que tu das a los personajes, he aprendido que esta es una carrera de mucha perseverancia, de mucha disciplina, persistencia, claridad, de control mental, serenidad, eso es lo que he aprendido y lo más importante es que uno debe pensar en uno mismo y en sus capacidades».

Cada personaje lo ha sabido vivir en su momento, disfrutándolos al máximo, incluso personajes que en su época le han entregado cosas muy bonitas.
Según Rosmery «un buen actor debe tener la capacidad de realizar lo que el equipo quiere con inmediatez».
A pesar de varios años de continua labor, de una difícil rutina entre el trabajo, el hogar y el estudio, Rosmery no puede negar que el cuidado de su cuerpo es fundamental en su vida.

«Todo es un resultado de disciplina, esta carrera es un complemento de mente, cuerpo y espíritu, uno tiene que estar en permanente preparación, no sólo mental sino también física».

Esta entrada tiene un comentario

Comentarios cerrados.

Cerrar menú