Haamiah

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Atributo: Dios esperanza de todos.

Planeta: Júpiter.

Coro Angélico:  Dominaciones.

Sefiráh: Jesed.

Horario de regencia: de  12:20  a 12: 40 horas.

Se lo invoca para:

  • Protegernos contra las armas de fuego.
  • Descubrir la verdad y proteger las obras espirituales.

Los nacidos bajo su regencia:

El que nace bajo su regencia servirá a Dios a través de su gran inteligencia y conciencia adquirida a través de estudios, principalmente como autodidacta. Su sabiduría será utilizada por Dios para la unificación de las religiones, formando una religión universalista. Resolverá problemas de todas las personas utilizando su prodigiosa intuición. Defenderá acaloradamente las libertades individuales y luchará con el preconcepto. Tendrá gran facilidad en aceptar muchas cosas que para otros resultan sorprendentes o incomprensibles. Se sentirá atraído por personas excéntricas pero detestará la posesividad. No le gusta nada precipitado como tampoco cambiar planes preestablecidos. Luchará con las personas que cultiven  la baja mafia y defenderá lo divino con la más poderosa de las armas: la verdad. Su misión en la tierra es elevar al ser humano.

Cita bíblica:

Ya que has puesto al Señor por tu refugio,
al Altísimo por tu protección,

Salmo 9:9

HAAMIAH: “EL FUEGO DE LA ETERNA VERDAD’

El reino de Marve había caído en desgracia. Su rey ya no podía gobernar con sabiduría, pues la Llave Sagrada custodiada por los Doce Ancianos había desaparecido misteriosamente dejando desamparados a todos cuantos habitaban y dependían de aquel Poder.

Desde ese día tan desafortunado, la Luz que les guiaba se difundió de tal forma, que quedaron presos de la oscuridad, y aquello solo podía significar una sola cosa, la perversión.

Amparados por el poder de las tinieblas, las criaturas de las sombras surgieron de los abismos infernales y quisieron gobernar aquel desdichado reino.

La batalla era enérgica pero desigual, ya que los soldados de la oscuridad formaban legiones y eran hábiles guerreros expertos en matar.

El rey Blumir se sentía impotente ante tal situación. Sus hombres aunque eran valientes, estaban en desventaja ante aquel ejercito de asesinos. Ho sabia que hacer, sus consejeros no encontraban la Llave del Poder, pero aun quedaba una solución. Era prácticamente imposible conseguirlo, pero debían intentarlo, y con este propósito se reunieron con el rey.

-Rey Blumir debemos actuar -comunico uno de los ancianos -. Existe una posibilidad de poner fin a la invasión de las Sombras, pero sabed que la empresa es peligrosa, muy peligrosa.

-No importa lo grave que sea el peligro. Escoged al hombre mas valiente e instruirle en su cometido -dijo el rey -.

-Sabed Majestad que no ha de ser el hombre mas valiente, sino el mas puro -dijo el anciano -, y ese hombre es vuestro hijo.

El rostro del rey Blumir se transfiguro, pero sabia que no debía dejarse llevar por los sentimientos y asintió ante aquella petición.

El hijo del rey Blumir, el Príncipe Virtud, fue informado con todos los detalles de los peligros de la misión.

Debía encontrar el Fuego de la Eterna Verdad, y para ello debía encontrarse con el Oráculo Haamiah. Si conseguía responder a sus enigmas, habría conseguido su propósito, pero si no lo conseguía debía pagar precio con su vida.

Al cabo de tres días de marcha, Virtud llego al templo donde se encontraría con Haamiah.

-Pasa muchacho, te estaba esperando -le invito una voz desde el interior -. No debes perder mas tiempo pues tu pueblo agoniza en manos de las Sombras.

Apenas había salido de su asombro el joven Virtud, cuando ya le estaba planteando la primera y única pregunta.

-A través de mi los misterios se revelan a la inteligencia y los hombres pueden contemplar la Magia de la Creación. Para descubrir mis secretos, hacia donde has de volver tu faz, al Norte, al Sur, al Este o al Oeste?.

Virtud quedo pensativo. Reflexiono cuidadosamente y busco en su interior una respuesta, y tras esa meditación contesto:

-Hacia el Este sabio Oráculo. La Luz de la Vida nace todos los días por ese punto y en el todo tiene su principio y no su fin, es la Eterna transmutación.

-La sabiduría habla por tu boca muchacho. Recibe el Fuego de la Eterna Verdad y ve presto a tu reino, pues ante este Poder nada podrá el mal.

Así fue, como el reino de Marve venció a las tinieblas, y desde entonces todos los días de su vida dirigirían su faz hacia el Este, donde cada mañana el Sol despuntaba levantando el Castillo de la Verdad.

Fin

Suscríbete a nuestro boletín para recibir diariamente artículos espirituales