Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Oracion al Angel de la Guarda
Oracion al Angel de la Guarda

Ora esta poderosa oración a tu Ángel de la Guarda para que te proteja de todo mal

La oración es una alternativa a la popular oración del “Ángel de Dios”.

Muchos están familiarizados con la oración del “Ángel de Dios” al ángel de la guarda. Es una oración sencilla, enseñada a los niños y conservada en la edad adulta. Sin embargo, no es la única oración en el rico tesoro de oraciones de la Iglesia.

Entre las muchas oraciones diferentes que se le pueden decir a su ángel de la guarda, abajo hay otra alternativa. Es una oración integral que resalta las diferentes actividades de nuestros ángeles guardianes. La oración nos recuerda que nuestros ángeles guardianes son poderosos intercesores que constantemente nos protegen del mal y tratan de alejarnos del pecado. Nos sostienen todos los días y nos brindan una ayuda invisible que por lo general nunca notamos.

Nuestros ángeles custodios son nuestros verdaderos “compañeros” en la vida, diariamente con nosotros en nuestro camino de santidad. Si usted está buscando una oración que le ayude a recordar esta hermosa realidad, aquí hay una oración que puede ser orada diariamente y ayudarle a solidificar una relación más profunda con ellos.

Compañero fiel, designado por Dios para ser mi guardián, mi protector y defensor, y que nunca se aparta de mi lado, ¿cómo te agradeceré por tu fidelidad y amor, y por todos los beneficios que me has conferido? Tú me cuidas mientras duermo; me reconfortas cuando estoy triste; me levantas cuando estoy triste; evitas los peligros que me amenazan; me adviertes de los que han de venir; me apartas del pecado, y me excitas al bien; me exhortas a la penitencia cuando caigo, y me reconcilias con Dios. Hace mucho tiempo debería haber sido arrojado al infierno, a menos que con tus oraciones hubieras apartado de mí la ira de Dios. No me dejes, ni me abandones jamás, te lo suplico, pero aún así consuélame en la adversidad, refréname en la prosperidad, defiéndeme en el peligro, ayúdame en las tentaciones, no sea que en algún momento caiga por debajo de ellas. Ofreced ante la Divina Majestad mis oraciones y gemidos, y todas mis obras de piedad, y hacedme perseverar en la gracia hasta que llegue a la vida eterna. Amén.

Cerrar menú