Mebahel

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Nombre: Mebael “Dios Conservador”.

Coro: Tronos

Lo que otorga:

  • Justicia; imparcialidad benevolente de un tribunal.
  • Liberación de oprimidos y prisioneros..
  • Amor y celebridad en el ejercicio de la Jurisprudencia..
  • Protección contra la calumnia, falsos testimonios y los pleitos.
  • Reconquista de lo injustamente perdido.

Lección: Aplicar justicia.

Planeta: Saturno.

Sefiráh: Binah.

Horario de regencia: de 4 : 20 a 4: 40 horas.

Se lo invoca para:

  • Pedir justicia e imparcialidad.
  • Pedir protección contra la calumnia y falso testimonios de aquellos que desean usurpar bienes ajenos.
  • Liberarnos de la depresión.
  • Proteger a los inocentes.
  • Hacer conocer la verdad.

Cita bíblica:

El Señor es refugio de los oprimidos;
es su baluarte en momentos de angustia.

Salmo9:9

Los nacidos bajo su regencia:

Será un codificador de sueños, conocedor de las leyes materiales y espirituales. Será siempre portador de buenas noticias, será urbanístico defensor de forma desinteresada de personas inocentes. A través de su ego marca una fuerte presencia de su espíritu. Vive su día a día con nobleza y dignidad en las acciones. A veces tendrá una fuerte impresión de que está viviendo algo que ya aconteció en otra dimensión o si no de otra vida. Tendrá gran facilidad de adaptación y su vida será la transmutación en el sentido de una regeneración espiritual. No perderá tiempo en futilidades y en cualquier ambiente que estuviera será el centro de las atenciones por la sabiduría, buen sentido, serenidad e intuición. Su Ángel puede mostrarle grandes conocimientos y el legado de otras encarnaciones, para ser usado con las personas que necesitan ayuda. Tendrá el don de la oratoria y un fuerte discernimiento.

 

Mebael: “El Ángel Justiciero”

Jamás nadie había sentido una tristeza tan profunda como la que sobrecogía en aquellos días al re Azor, al menos así lo creía el. Era tanta su pena que había ordenado que todo su reino permaneciese en silencio hasta que su dolor desapareciese por completo.

Nadie se atrevía a violar aquel mandato a excepción de Satur, el Supremo Juez del reino.

–    Pero Majestad, bien sabéis que nadie puede entrar en la ciudad prisión. Todos cuantos se acercan a ella son hechos cautivos y permanecen allí para la eternidad.

Cuanto mas escuchaba el Rey las palabras del Juez, mas aflicción sentía, aumentando así su dolor.

Cuando todas las esperanzas parecían perdidas, alguien vino a turbar aquel silencio.

A lomos de un corcel blanco, un joven caballero acababa de llegar al reino. Nada parecía sorprenderle de cuanto veía a su paso, al contrario, se podría decir que conocía muy bien lo que allí estaba sucediendo.

Como nadie se opuso en su camino, no tardo en llegar al salón real, donde encontró al rey Azor hundido en su desespero.

–    Majestad -saludo el caballero cortésmente-, he venido lo antes posible. Lamento si mi tardanza ha alargado vuestro suplicio.
–    ¿Acaso estoy soñando? -expresó con voz temblorosa el débil Azor-. ¿Es una alucinación, como decís que yo he solicitado vuestra presencia? -siguió argumentando el rey muy sorprendido-.
–    No Majestad, si recordáis, vos me mandasteis llamar. ¿Acaso vuestro hijo no esta cautivo en la ciudad prisión?
–    Si, si lo está, y daría mi reino a cambio de su libertad -expreso el rey sin ser dueño de sí mismo-.
–    Si es así, reveladme un secreto -dijo el misterioso caballero-.
–    ¿Un secreto decir?, en mi reino no hay secretos -contestó turbado el rey-.
–    Os equivocáis, pues todos cuantos son cautivos en ciudad prisión han vendido su corazón al jefe de los prisioneros.
–    ¿Queréis decir con ello, que mi hijo es un servidor de la Luz sin Dueño?.
–    Así es Majestad, y tan solo aquel que es dueño de la Luz podrá vencer al jefe de los prisioneros.
–    ¿Y qué puedo hacer? -preguntó Azor entristecido-.
–    Iré yo en su encuentro y lo someteré a la Justicia de los Tiempos. Pondré Luz en sus manos, y si sabe alumbrar con ella el camino extraño, volverá sano y salvo. Si no fuese así, quedará para siempre al servicio de Prision su único dueño.

Cuenta la leyenda que aquel caballero consiguió vencer al jefe de los prisioneros, y el rey Azor volvió a tener a su hijo junto a el. Desde aquel día, el valiente caballero seria conocido como Mebael, el Ángel Justiciero.

Fin

Suscríbete a nuestro boletín para recibir diariamente artículos espirituales